Make your own free website on Tripod.com

(doce)

Se dice que Buda antes de partir hacia su última reencarnación decidió formar un zodiaco y convocó a todos los animales que existen en la naturaleza para que se presentaran, prometiéndoles un signo a cada uno según el orden de llegada.

Aparecieron sólo doce: La Rata, El Búfalo, El Tigre, El Conejo, El Dragón, La Serpiente, El Caballo, La cabra, El Mono, El Gallo, El Perro y El Cerdo.

El horóscopo chino está compuesto por estos doce animales, los cuales se encuentran regidos por los cinco elementos vitales de la vida, según la filosofía china: fuego, madera, agua, tierra, aire y metal. También se encuentran regidos por los puntos cardinales, las estaciones y los meses.

El espacio utilizado en escala real, acerca esta relación hacia un plano más palpable y consciente de la vida cotidiana. Representa a uno de los doce cuartos a instalarse dentro de un espacio circular, mostrando a uno de los doce animales del zodiaco chino: la serpiente. El personaje representado en la imagen fotográfica alude a este animal. Esta imagen está acompañada por el silbido de la serpiente y el sonido del agua, elemento que influye directamente a este personaje.

La instalación real está compuesta por doce espacios en donde estarían los animales distribuidos en forma circular, cada uno con sus respectivos rasgos, sus ascendentes de elementos naturales, la influencia de los meses, de los puntos cardinales y las estaciones, tal como lo ven los chinos.

Cada cuarto estaría representando un animal con su elemento predominante,  con el respaldo de una imagen principal de un personaje aludiendo al signo que representa. A los lados de cada imagen, la cual se encontraría en el centro del cuarto, estarían acompañado la imagen los doce signos escritos en ideogramas chinos, aludiendo a la idea de que cada signo está interrelacionado con todos los signos y que cada uno de estos,  de una u otra manera, influyen en la vida de cada persona de determinado signo.

Cada cuarto tendría su propia sensación auditiva: los sonidos característicos del animal que representa el cuarto, acompañada de sonidos de los elementos predominantes de cada signo.

Los cuartos estarían alrededor de un circulo principal, el cual nos permitiría tener una visión global del horóscopo chino. Cada cuarto estaría orientado hacia el punto cardinal que lo influyen directamente, acompañado del elemento predominante del signo, ya sea el fuego, el agua, la madera, el metal o el aire.

Dentro del círculo que uniría las entradas a cada espacio sentiríamos todos los animales con todos los elementos predominantes, permitiéndonos esto la posibilidad de ver a determinado animal acompañado de todos los sonidos generados por los animales y elementos de los demás cuartos, dando así la sensación de que todo el zodiaco chino (no sólo los animales, los elementos, los puntos cardinales, las estaciones, los meses, la fecha y la hora de nacimiento) se vincula y relaciona con cada uno de nosotros, determinando nuestro patrón de vida y de personalidad.

Lima, Julio de 2000.